CAROLINA FRENTE AL LIBRO

I

Carolina en presencia del libro, entiende perfectamente que se encuentra
al frente de un universo, donde las ideas con diversidad de formas
y de tonos, iluminan los más abismales sitios del alma.
Ese conjunto de hojas impresas y cosidas, tiene las capacidades de
la claridad y de dar brillo agradable a los lugares  más hondos del
Alma humana.
Nadie puede ser más feliz que aquel que sabe adentrarse en los
secretos de los infolios. Y nadie puede tener capacidad superior
para el dominio de los conocimientos en general, que aquel que
sabe adentrarse metódicamente en ese universo iluminado de
las prosas y los armoniosos versos de las letras humanas, tal
como ella, Carolina, lo hace.
Ciertamente, Carolina con notable facilidad y placer sabe acogerse
a la música y ritmo de las palabras, frases y oraciones de ese
esclarecido mundo de las palabras, frases y oraciones del universo
del idioma.
Su espíritu se agita alegremente cuando está en función de tarea, de
tarea creativa, dentro de los roles iluminados de los grandes y bellos
textos literarios. Esto es lo que podemos llamar la poesía de la
inteligencia, el drama bellamente humano de las letras y de su
presencia envolvente y cautivante. La pura sensación de algo que
señala caminos expeditos y amorosos para la inteligencia.

I I

Carolina ama el libro y sabe disfrutar en todo sentido de esos
infolios cargados de sabiduría y de espíritu poético. Desde muy niña sabe   acariciar mentalmente los textos y sus páginas.
Carolina con el libro en la mano, sabe, así mismo, imbuirse de su contenido
y de su música. Esto digo, de la misma manera, que Carolina con un
libro en la mano sabe sentirse firme, fuerte y amistosa frente al entorno.
Finalmente, hagamos sonar la flauta mágica:

Carolina se crece en el misterio
De su palabra escrita en dos idiomas,
Adverbios y adjetivos como aromas
Se alargan y se ensanchan en su imperio.

Un aire melodioso, firme y serio
Apremia los voquibles como bromas,
Bellos montículos y esbeltas lomas,
Las frases y oraciones, fiel criterio.

Y va creciendo el literario mundo
De sus palabras y su hablar jocundo
Como crece el jardín de los palacios.

Y es el mundo su campo de avanzada
Donde abunda la vida trabajada
En horizontes de abiertos espacios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *