Brujerías

Soñé que en una fiesta del mundo te veía

serenamente envuelta de luz primaveral;

tu cuerpo como lirio que danza florecía

fantástico en el baile del brujo carnaval.

 

Soñé que aquella noche tu boca sonreía

y en medio de mis brazos, ensueño de cristal,

giraba tu silueta de luz y fantasía

ebria de claridades y gloria mundanal.

 

Soñé que en los instantes más dulces de la fiesta

danzabas y reías al compás de la orquesta

y dueño de tus besos fué mía tu pasión.

 

Y que bajo el influjo mirífico y amante

de aquel ambiente cálido de amor alucinante,

soñé que para siempre te di mi corazón.

H.O.M.

Pereira, Octubre de 1949

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *