CUARTETO

 – I –

Bello el fluir continuo al medio día

en las nuevas lujurias del espacio;

la impavidez del orbe se detiene

sobre el velamen del Mediterráneo;

así, viajante raudo en tren de ciegos

arribo al Lacio y a su ignoto puerto.

La paz romana es bella paz desnuda

y su venero la estatuaria egregia,

los frescos de sus templos, Michel Angelus.

Y el poderío de Cristo que golpea

por los milenios a los corazones

y al devenir sin flor ni teorema.

– II –

¿Quién pasa sordo y ciego por la arcada?

Imposible evadir un pensamiento

en la campiña que creó Virgilio;

supo escuchar las voces de sus muertos

y la canción de los viñedos pródigos.

!Que más puedo intuir viajero en tránsito!

Esa cordura de Moisés me abisma;

que en el fórum del mundo se suscitan

sucesos trascendentes, temas graves,

unos amables, otros turbulentos;

el gran anciano con su tabla muda,

inconmovible “No” al clamor responde.

– III –

Apenas sugestiona en sus escorzos

el mármol, los colores, lo cromático,

sin sacrificio no se crea un verso;

la incuria sepultó en su cementerio

obra feliz del arte y de la vida

en fuga, siempre en fuga aunque clamáramos.

Finen ya las barreras, el bloqueo,

palafrén del espíritu y la acción;

surja el campo de Marte, aquí es la lucha,

el afán creativo y temerario

que no se arredra ante los imposibles,

transforma en luz la decisión mesiánica.

– IV –

Desidia, infiel desidia en los albores

de toda humana creación. Fatal

cuando la chispa brota y no se plasma

en la estrofa, el color, en los arpegios,

arte que no aprisiona entre sus formas

al mundo que sustenta los recuerdos.

Honda cisterna que atesora el fuego:

voces, sonidos y geometrías,

de las indecisiones limbo ilímite;

cuando se matan gérmenes poéticos

en su momento matinal, desatan

la prematura marchitez del alma.

ооо полигон работа2014 honda accord coupe car coverfm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *