SONETO A LA VIDA Y A LA MUERTE

Haz llegado apacible viajadora galante,

Me saludas ¡Oh Muerte! con faz de lejanía.

Y ablandas mis deseos de vivir, la agonía

Este lento extinguirse de mi cuerpo anhelante.

Estos días me alejas del dolor, dulce amante,

Con ternura mis vísceras sometes a porfía,

Que no eres roca extraña, sólo la tierra mía.

No detienes las nubes, no el reloj del cuadrante.

Cuando cierro los ojos, quietud eterna entregas

Y eres tranquila y grave, presencia de imposibles.

Vienes, duermes conmigo silenciosa y rendida.

No soy ningún misterio, mi memoria doblegas,

Me enseñas otros mundos hasta ahora invisibles

Y eres la que no duele, sólo duele la Vida.

top binary option brokersтендер рекламаActual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *