AMOR PRIMIGENIO

Esta novia indecisa me conmueve

Con su blanco silencio de azucena,

Ni llora, ni me llama, ni se mueve

En las hondas penumbras de mi pena.

 

Es celeste y fugaz como la nieve

De la noche melódica y serena;

Es un sueño de un sueño dulce y leve

Que a mi vieja nostalgia se encadena.

 

El amor primigenio. Su fragancia.

Del corazón la novia verdadera

Como un grato recuerdo de la infancia.

 

Y en remotos y mágicos jardines,

Imagen de la extinta primavera

Entre un frágil adagio de violines.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *