ESTA MUCHACHA

Esta muchacha es suave

como el ensueño de los niños,

como los céfiros que azotan

la mansedumbre de los nidos;

como las manos maternales

que nos arrancan del olvido;

como los besos que se dan

a la esposa y al hijo

y como el vino familiar

que se escancía

en el sosiego vespertino.

Esta muchacha tiene

el misterio sencillo

de hablar cosas que llegan

al corazón con ritmo

de blanda melodía

y de manso suspiro.

Esta muchacha sueña

como las rosas del camino,

como las novias de la Biblia

de la noche en el filo,

cable la gloria de los surcos

y la taernura de los trigos.

Esta muchacha tiene

como las flores del camino,

el ademán convalesciente

y el existir tranquilo;

y es buena, pura y bella

como las rosas que el Divino

Artista atiene siempre

en su jardín de trinos

y de sueños celestes,

donde los lucerillos

sonríen por la noche

con sonreir de lirios.

 

Esta muchacha es suave

como el ensueño de los niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *